El vinagre, un alimento subestimado

El vinagre, un alimento subestimado

Cierto, puede ser contundente pero es real, el vinagre es uno de los alimentos más subestimados del mundo. Cada vez está más extendido el conocimiento sobre sus beneficios y existen evidencias científicas que los respalda y confirma. Ojo, hablamos de vinagre de manzana.

Atentos, que seguramente te sorprendan:

  • A nivel del metabolismo de la glucosa, mejora la sensibilidad a la insulina. En otras palabras, necesitamos menos insulina para captar la glucosa por nuestras células.
  • Reduce la respuesta glucémica cuando se mezcla con carbohidratos de alto índice glucémico. Es decir, hace la curva de elevación más suave.
  • Puede mejorar la betaoxidación de ácidos grasos, aumenta el HDL y reduce LDL. Así que mejora ese perfil de grasas en el organismo.

Ya estos tres puntos son importantísimos, pero ¿cómo sería la manera ideal de tomarlo?

Yo recomiendo tomarlo después de las comidas, aunque si lo hacéis en ayunas no estaría tampoco mal por otras razones.

Todo lo anterior se basa en que el ácido acético, presente en el vinagre, reduce el vaciado gástrico, disminuyendo la respuesta glucémica. A esto, sumadle la sensibilidad a la insulina junto con la ralentización de esa absorción de los carbohidratos.

Algo muy interesante es que el vinagre contribuye a “quemar” de grasa. Esto se debe a que inhibe unas encimas que bloquean el trabajo de la carnitina (que es quien introduce las grasas en la célula para ser procesadas), con lo que favorecerá la oxidación de lípidos. En la configuración de las dietas el vinagre es, por lo tanto, un alimento que puede estar perfectamente presente, sea cual sea el objetivo.

¿Cuánto vinagre hay que tomar?

De 2 a 5 cucharitas pequeñas de vinagre. Ojo, más cantidad puede sentarnos mal, por eso que estamos hablando de unos 10 a 30 mililitros.

Hoy en día, como siempre ocurre, la ciencia sigue estudiando todos los campos y con el vinagre pasa lo mismo. Quiero decir que, aún nos quedan cosas por saber y aquí sucede con algunos indicios, que deben ser más contrastados.

Me refiero a que hay estudios que indican que mejora la síntesis de glucógeno, pero lo mantengo con pinzas porque, en mi opinión, aún no existen suficiente pruebas o estudios clínicos que lo confirmen.

Esta mejora de la síntesis de glucógeno es algo que sería especialmente relevante a nivel de actividad física. Todo ello tendría sentido si lo tomamos después del entrenamiento, para favorecer este efecto.

También disminuye el apetito, de hecho, en los estudios se ha contrastado la respuesta de una mu estra de población que consumía vinagre y otra a la que se le proporcionaba un placebo, y se confirmaba que los que tomaban vinagre tenían menor sensación de hambre.

También tiene efecto positivo en la microbiota, favoreciendo la eliminación de bacterias nocivas que tengamos en nuestra intestino, es decir, que en casos de disbiosis sería un alimento a incorporar.

En definitiva, queda mucho por investigar, pero sabiendo los beneficios estudiados y contrastados podemos confirmar que los beneficios del vinagre para nuestra salud son aún grandes desconocidos.

Apuntarme a la lista de espera Te informaremos tan pronto queden plazas libres. Déjanos tu email a continuación.